TEXTO ARGUMENTATIVO

TEXTO ARGUMENTATIVO

¿QUÉ ES ARGUMENTAR?

Argumentar es una práctica que consiste en dar una serie de afirmaciones para apoyar otra afirmación, cuya aceptación genera ciertas dudas. Tales dudas pueden ser de quien argumenta o también, ajenas. Por estas razones, esta práctica supone, en ocasiones, la existencia de un contexto de discusión o diálogo argumentativo. Es decir, al argumentar, intentamos resolver nuestros conflictos de opinión.

LOGROS:
A través del  texto argumentativo se logra tener coherencia, y cohesión.
Podemos dar nuestros puntos de vista referentes a un tema, respaldándolo con mucha objetividad. 
Les comparto uno de los trabajos realizados en este curso, precisamente un texto argumentativo sobre lengua, unidad y diversidad.


LENGUA, UNIDAD Y DIVERSIDAD

Por: Nidia Maricela Vasco.

Uno de los sistemas más intrincado que ha acompañado al hombre a través de la historia es la lengua, sistema llena de símbolos que ha sido capaz de evolucionar para adaptarse a las diferentes épocas, regiones y contextos; estamos hablando de un elemento primordial para la socialización del ser humano, convirtiéndolo en un sujeto social, en un sujeto de estudio y de conocimiento. De esta manera, citando a Juan Carlos Vergara (2008).   La lengua puede ser considerada como un tipo de sistema complejo, ya que estas  propiedades  están presentes en su realización y en la dinámica entre los niveles de construcción de una lengua tanto en el plano de contenido como en el de la expresión;  además, podemos señalar que la lengua es un sistema dinámico, ya que su estado no  es estático e inmutable, sino cambiante e histórico.
Es así, como podemos encontrar variaciones en ella con solo pasar de una región a otra, incluso  en un mismo país. Un ejemplo claro de ello son los regionalismos de Colombia, donde cada región utiliza sus palabras coloquiales y patrimoniales del lugar; encontramos que en la región de la costa es muy común “muñequeburro”, que la región de Antioquia y el eje cafetero se escuche “ave maría pues”, en Cundinamarca “ala”… y así mismo en todos los otros lugares. Ya pasando a un nivel general al hablar de latino América donde la lengua española es la dominadora hay grandes abismos entre el español de un país a otro, donde se incorporan nuevas palabras contextualizadas a la región. Estas diversificaciones que presentan el español y todas las lenguas, se han denominado tradicionalmente, como dialectos. Para José Joaquín Montes el dialecto “es una variedad o variante de una lengua histórica, determinada por un conjunto de normas lingüísticas e incluidas en un conjunto mayor y sujeto al dominio de este conjunto”. Este conjunto mayor es, como lo expresa Montes, “el dialecto normativo literario”; respaldando mi postulado cuando afirma que “La lengua española es un extenso conjunto dialectal en que se entrelazan y contienen numerosas normas dialectales locales, regionales, nacionales y panhispánicas, niveles socio-culturales y estilos o diafasias que varían de un lugar a otro y de una situación a otra”.
Por otra parte, también podemos encontrar que la lengua es variable cuando nos encontramos que en la lengua española podemos recurrir a palabras distintas para referirnos a cosas distintas; pero al mismo tiempo podemos usas elementos distintos para decir una misma cosa como lo afirma Damasio de Frías en su texto “diálogos de las lenguas” cuando dice: “la lengua es variable y se manifiesta de modo variable”. Con esto se quiere decir que los hablantes recurren a elementos lingüísticos distintos para expresar cosas distintas,  pero a la misma vez tiene la posibilidad de usar elementos lingüísticos diferentes  para expresar una misma cosa. En efecto, el uso de ciertas unidades lingüísticas en lugar de otras puede expresar significados diferentes o valores semánticos diferentes.
Pero a pesar de toda estas variables y diversidad en la lengua, ésta tiene un fondo lingüístico común que garantiza su unidad, avalando que todos podamos tener una comunicación coherente y lo más importante es que el mensaje sea dado y recibido de forma concisa, como lo plantea (Parra, 1999:13)  el fondo o núcleo lingüístico común nos permite hablar un español que es la lengua materna de todos los hispanohablantes, nos comunica a todos y nos garantiza una intercomprensión relativa y aceptable. Esa lengua es de todos nosotros y no de un solo grupo geográfico o social. Entre todos lo hemos hecho, la cultivamos, la transmitimos, la conservamos y mantenemos su unidad esencial. No obstante, las distancias que nos separan, los diez siglos de tradición lingüística que posee esta lengua y la diversidad socio-cultural de sus usuarios
Es importante resaltar  que esta unidad o integración lingüística, es la que nos permite mantener un equilibrio en las relaciones políticas, económicas, sociales, religiosas, familiares y escolares donde nosotros como docentes debemos potenciar su unidad y profundizar en su objeto de estudio empleando principalmente la comprensión y la comunicación  médiate causa y efecto.

REFERENCIAS:
Frías Damasio de
Montes José Joaquín
Parra, 1999:13
Vergara Juan Carlos (2008).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada